(8) Refrescarse en el río

Estar cerca del río es respirar profundo,

afrontar el mañana con pulmón de alegría.

Coger aire entendiendo de pronto

que “calma y torrente” sean quizás tu esencia.

 

Observar tu fluir es entender

el precioso proceso de la vida.

Maravillarse entendiendo de pronto

que quizás sean lo mismo “lento y vertiginoso”.

 

Refrescarse en tu orilla es impregnarse

de la frescura y vitalidad que tu agua dulce esconde.

Calmar la sed entendiendo de pronto

que eres “remanso y fuerza imparable”.

 

Admirar tu serpenteo en búsqueda de cauce

es saber que hueles a esperanza y a futuro.

Caudal que cada segundo por mil aumentas

aunque lodo y ramas secas surjan sobre tu lecho.

 

Como “río” llegaste, querido río.

Modelando el terreno a tu paso.

Salpicando dulzura en tu improvisado fluir.

Alterando existencias que luminosas tornaste.

 

Indomable fiera fuiste al principio,

tan metido en el papel de “río”.

Pero pronto a habitar en armonía aprendiste,

a darlo todo y enriquecerte enriqueciendo.

 

Hasta dormido, en aquel recodo del camino

eras vital, intenso, impulsivo.

Tacto y olor de ternura, insuperable belleza.

Pura vida incluso sumergida en sueños.

 

Ojalá que tus manos, cada vez más grandes,

se llenen de calor, sonrisa, esperanza.

Ojalá que tus sueños se conviertan en alas

y te lleven allá donde tú quieras.

 

Envidiable la mirada de tus grandes ojos,

maravilloso modo de ver el mundo.

No existe obra de arte, ni tesoro, nada parecido.

Que la vida en los ojos de un niño.

 

Para TI, mi pequeño y querido río, en este día tan especial.

 

.jans.


> “Pequeña gran revolución”, Izal (2015)

Este grupo de origen madrileño es uno de los que, en mi opinión, junto con otros tantos, han renovado el panorama musical del pop-rock en castellano. Aire muy fresco con bastante éxito en la actualidad en el mundo “indie” y asiduo de festivales. Esta canción del disco “Copacabana” (2015), además de encantarme, me parece perfecta para ilustrar precisamente la maravillosa revolución que supone el nacimiento de un nuevo miembro en una familia.

(no había visto el vídeo, me encanta)

 

> “El camino”, Miguel Delibes (1920-2010)

Hoy hablamos de los niños, de la vida, de cómo crecen ante nuestras narices sin darnos cuenta, de cómo encuentran su camino. Esta obra maestra es otro de mis libros favoritos. Para mí es un  imprescindible de la literatura. La sencillez de la existencia en una pequeña aldea en la posguerra vista por los ojos de un niño. Diccionario ilustrado de la vida con una sencillez expresiva magnífica, publicado en 1950.

No se si cuando crezcas un poco este libro estará en los planes de estudio, en cualquier caso espero recordar leerlo contigo.

https://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Delibes

3 comentarios en “(8) Refrescarse en el río

  1. ¡¡¡Muchas gracias Salva!!!
    Precioso poema. A Joaquín le voy a seguir sin duda la pista
    😉

  2. Me encanta tu poema, amigo. Evoca muchas imágenes muy buenas (“con pulmón de alegría”, “tus sueños se conviertan en alas”) y el ritmo y serpenteo es vertiginoso. Enhorabuena.

    Leyéndolo me ha recordado a un poema de Joaquín Pérez Azaústre llamado Caudal y que, con tu permiso, te copio aquí:

    Caudal

    Caudal es cantidad
    de agua que transita en un segundo,
    que viene al punto dado en la corriente.

    Si no se especifica el sitio en el que mides,
    si es el litoral, si es el meandro,
    si hay un lugar de agua que te ignora,
    pongamos que el lugar en el que mides
    se acerca a lo que resta, te resta de la boca.

    Así el caudal varía, según tú lo alimentes,
    según la infiltración de afluentes que reciba.

    El agua se evapora, se merma así el caudal
    que viene a reponer el hombre en su trabajo,
    la nieve si se funde, la lluvia en su estación
    que mide y que se crece en el final.

    Las piernas que se abren,
    el agua que al abrirse desemboca.

    De “Delta” 2004
    Visor Libros- Colección de poesía

  3. Acabo de verlo y ya lo hemos leído varias veces juntos. Muchísimas gracias de parte de mi pequeño río.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *