Piscolabis (III)

¿Cuántas emociones caben en una semana? ¿Cuántos giros tiene la montaña rusa de nuestro interior? ¿Las autoridades competentes permiten vertiginosos viajes en este ascensor?

Emociones que bullen dentro de mí, vienen y van. La consciencia sobre las mismas llega en forma de canción, cuando la música me asalta por recuerdo o es la propia canción la que guía mi mano hacia el “play”. Esta semana comenzó de una forma suave, emotiva, contenida. “Lascia ch’io pianga” fluyendo por mi cabeza en muchos segundos. El comienzo de esa maravilla de aria del maestro George Frideric Handel que sobrecoge y te sujeta por los brazos, te abre los ojos y te quedas boquiabierto, paralizado. De pronto la vida provee, como siempre, y la casualidad llega. Comienzo a ver una película que tenía por ahí pendiente “La belleza de las cosas” (Suecia, Bo Winderberg 1995) y en los créditos iniciales suena la citada aria. ¡Pum! Conexión cósmica. ¿Y de qué otra peli me sonaba este tema? Internet provee… “Farinelli” (Franco-Italiana, Gérard Corbiau 1994) ¡Pum! Flashback: pues menudo cachondeo tuvimos en el instituto jugando con los nombres del “Castrato” (Farinelli) y del “Anarquista” (Fanelli) (se de alguien que cuando lea esto se reirá).

La semana avanza y favorecido por los frescos vientos que soplan en presencia de un niño, va llegando la electricidad (¡fuera contención!) y un grupo que estoy escuchando últimamente, toma las riendas. Por casualidad oí la noticia de que Vintage Trouble había cancelado su gira en España porque su guitarrista, tras sufrir un ataque epiléptico, se había dado un buen castañazo. No los conocía y tras haber escuchado durante unos días, puedo decirte que me encantan, me llenan de energía, ¡son la caña! ¡Quiero vestir como ellos, bailar como ellos, tocar como ellos! ¡¡¡Oooooooooouuuuuu yeah!!! Te dejo “Blues hand me down” grabada en un late show… ¡brutal!

Me sentiré muy honrado si escuchas ambos temas, si compartes quizás esas emociones y me haces partícipe de tu opinión. Estamos a miércoles… ¿cuántos giros en la montaña rusa quedan aún por llegar?

.jans.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *